¿Qué es el Método Lean?

Él Método Lean es un proceso para la construcción y crecimiento de startups creado por Eric Ries y detallado en su revolucionario libro Lean Startup. Para poder desarrollar este método primero hay que entender cuál es la causa del fracaso de las startups según el autor, y, para él, la principal es: «Por hacer totalmente en tiempo y presupuesto, eficiente y excelentemente, la tarea incorrecta». Esta frase ilustra un problema de priorización y de toma de decisiones más que un tema de falta de ejecución. Esta es la tesis principal, el estado de situación, que ve Eric en el panorama emprendedor.

Fundamentos

El método Lean se basa en el Taylorismo de fines de siglo XIX y principios del XX, pero más que nada en el Toyotismo, es decir el modelo de gerencia y producción que desarrolló Toyota, potenciada por sus fundadores Taiichi Ohno y Shigeo Shingo. Este sistema se basa en alterar totalmente la cadena de producción, disminuir la cantidad producida inicial y hacer equipos multidisciplinarios que trabajen juntos en la producción de cada automóvil. Esto puede parecer contraproducente, pero a largo plazo es totalmente efectivo. La base es sacrificar la productividad individual para poder maximizar la productividad organizacional.

¿Cuál es el objetivo?

Lo que Eric Ries plantea es que el objetivo de una startup en las primeras etapas es descubrir lo que hay que construir. Como hemos mencionado en otras instancias, es posible que tú creas que tu solución es la ideal para el problema que identificaste en el mercado. Esto puede verificarse o no, lo que plantea Eric es que hay que crear un MVP (simplificación absoluta de nuestra idea para probar nuestras hipótesis sobre el mercado).

En vez de hacer planes complicados que se basan en muchas hipótesis previas, se pueden hacer ajustes con lo que Eric Ries llama el Build-Measure-Learn Feedback Loop, de esta manera estarás constantemente aprendiendo y ajustando tu producto o servicio de acuerdo a la visión de tu empresa. Es importante tener en mente que el producto cambiará mucho. Menos frecuentemente puede cambiar la estrategia, lo que sería pivotar, pero casi nunca va a cambiar la visión general de la empresa.

Esto nos da la ventaja de que podemos testear muchas hipótesis sobre nuestro negocio (si hay demanda efectivamente, si a las personas les gusta tal o cual función, etc) gastando muy poco tiempo y dinero. Recién después de hacer esto es que conviene empezar producción, tomando en cuenta lo aprendido, y apuntando más que nada a un nicho de early adopters para que sigamos recibiendo feedback e información sobre nuestro producto.
Lo que se recomienda al principio en cualquier Startup, es eliminar cualquier esfuerzo que no sea totalmente necesario para aprender que es lo que quieren nuestros clientes.

Es importante tener en cuenta que generar una cultura de innovación en tu startup empieza desde la parte ejecutiva, va de arriba hacia abajo, si tú como fundador o creador no fomentas este tipo de comportamientos, no podes esperar a que se den por si solos.

El tercer capítulo hace énfasis en aprender. Sin embargo, tenemos que tener cuidado, ya que aprender es la excusa mas vieja del mundo para cuando un proyecto fracasa.

Aquí es donde Eric propone uno de los conceptos más interesantes de toda su teoría, el aprendizaje validado (Validated Learning). Esto es el proceso de demostrar empíricamente que el equipo ha descubierto hechos valiosos sobre el presente de la startup y posibles caminos a futuro. Pronto descubriremos con más detalle como se mide esto.

Empieza la acción


Con esto presente, podemos empezar a experimentar. Al principio, no queremos atacar a un mercado gigantesco, sino solamente a los llamados early adopters, personas que se alinean exactamente con tu publico objetivo y que no les importa acceder a un producto incompleto con tal de ser los primeros en tener acceso. Estos consumidores están desesperados por tu solución, y si no los encontrás por ninguna parte, tenes que replantearte tu estrategia.

Si no podés encontrar estos early adopters, planteate las siguientes preguntas.

1) ¿Reconocen los consumidores que vos tenes el problema que ellos quieren solucionar?

2) ¿Si hubiera una solución, la comprarían?

3) ¿Te la comprarían a ti?

4) ¿Podemos crear una solución a ese problema?


Es probable que les parezca poco intuitivo este proceso, porque se basa en ver si podemos crear la solución solamente al final. Esto es clave en el método Lean Startup, solo importa si podemos crear algo cuando ya hemos verificado que es útil para los consumidores y tiene cierta demanda.  

El método lean startup se basa en aplicar, lo máximo que se pueda, el método científico a las startups. Para hacer esto, tenemos que identificar nuestras ¨Hipótesis de Salto de Fé¨. Estos son pensamiento y creencias sobre nuestro negocio que somos incapaces de verificar.

La primera es la hipótesis del valor y la segunda la hipótesis de crecimiento. Una vez que identifiquemos estas hipótesis para nuestro negocio en particular, debemos empezar la etapa de creación lo más rápido posible, con un producto mínimo viable.

Es importante recordar que a los consumidores no les interesa lo mucho que tarde crear un producto, solamente les interesa si satisface sus necesidades o no. De esta manera, al crear un producto mínimo viable, deberías eliminar cualquier función que no sea necesaria para aprender lo que querés saber.

Resumiendo todo esto, lo que tenemos que hacer es darnos cuenta de que es necesario aprender, usar la contabilidad de innovación (la discutiremos luego) para saber que tenemos que medir de este aprendizaje, y luego descubrir que producto tenemos que crear para hacer experimentos y continuar mejorando.

Eric plantea que lo único que diferencia a los éxitos de los fracasos, es que los emprendedores exitosos tuvieron la capacidad, la habilidad y las herramientas para descubrir que partes de su plan funcionaban de maravilla y que partes estaban mal formuladas, y adaptar la estrategia acorde a esto.

Medición

Ahora pasamos a la parte de medir. Es totalmente esencial ir midiendo y analizando que resultados tienen nuestros ajustes, para ver si vamos o no por el buen camino. En esto, Eric nos dice que tomemos la contabilidad de la innovación, en vez de las métricas de vanidad. La contabilidad de la innovación se mide por cohortes, es decir el comportamiento de el ultimo 10% de usuarios. Lo contrario, es decir las vanity metrics, serían metricas como gross revenue, clientes, etc.

¿Cómo se define la contabilidad de la innovación? La estrategia es la de las tres A´s. Las métricas deben ser: accionables, auditables y accesibles.

Pivotar o perseverar

Llega un momento en la vida de un emprendimiento en el cual los fundadores se hacen una pregunta esencial: estamos haciendo suficiente progreso para creer que nuestra estrategia original es correcta o necesitamos hacer un cambio estructural?

Si se decide que si, lo sabio sería perseverar. Si  no, pivotar.    

Esto tiene que medirse necesariamente con las métricas que mencionamos anteriormente, y no con las de vanidad, porque ocasionalmente estas ultimas pueden mostrar una situación que no sea realista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *